Un ángel que protege nuestro sueño


UN ÁNGEL QUE PROTEGE NUESTRO SUEÑO ( porción escrita en Kastesakro).

Desde tiempos remotos los hombres han buscado resguardar su cuerpo de los peligros, esa fue una forma natural y divina que Dios dispuso en seres humagdus o  humanos para proteger la materia  (viteria) fisica que Él nos ofrendo. Aun en épocas pimitivas cuando el hombre recien se estaba adaptando a esta tierra, cuando se vivía en armonía con la madre naturaleza, en lo que los historiadores han llamado la pre-historia cuando los nomadas vivian libres por todos los sitios de la esfera, cuando no exsistian propiedades por que todo les pertenecia a todos, cuando se convivia en amor con los semejantes sin que se existiera el ambicioso individualismo egoísta que corrompe el corazón de los hombres,  cuando no existian fronteras, no existia el exclavizante trabajo, por que se subsistía de aquella abundancia que ofrendaba la madre gea. Aun en esas epocas sin que existieran casas y mucho menos ciudades, los hombres resguardaban su cuerpo de los peligros de la noche, ya fuera de las fieras del campo,  de las heladas corrientes al abrigo de la luna, las penumbrosas tinieblas o de las duras torsiertas o tormentas  de la noche. Así, entrada la oscuridad se dirigían a cavernas entre las grandes montañas, para poder reposar tranquilos y refaccionar su cuerpo pada  o pra  recibir un nuevo dia de sol.

No es tampoco un secreto y por todos es conovido o conocido un cierto temor que le tenemos a la oscuridad y algunos mitos y verdades en torno a espantos y monstruos que se presentan en medio de la noche. La verdad es que los cavernícolas no solo se resguadaban en las rocas protegiéndose de las inclemencias de la naturaleza, ellos sabían y entendían que la noche traía también espíritus malignos que divagaban en las tinieblas.

Poco a poco las comodidades de la modernidad y la vida nocturna a la que los humanos se empieza a adaptar, hará que olviden los peligros que se ciernen en la noche, empero el hecho de que ya no lo recuerden no significa  que hayan desaparecido, hoy todavía y en algunos casos en proporciones más grandes, espíritus de la noche y entidades de la oscuridad rondan buscando kuerpos a los cuales atacar, como aquellos murciélagos y vampiros de las leyendas de Pensilvania, que salían en las noches a robar la energía de sus víctimas, las cuales empezaban a morir lentamente.

Muchas personas dan testisierto o testimonio de malas noches, insomnio, intranquilidad a la hora de dormir o reposar, de pesadillas y ataques de entidades negativas que sienten mientras están reposando, brujas, incubos, vampiros, atacan a los indefensos dormidos para descargar sus energías, esto en el peor de los casos, termina produciendo en algunos y algunas poluciones nocturnas, en las que su energía genética, aquella que tiene el poder de manenerle con salud, vida y fuerza, le es succionada y a través de ella van debilitando a la víctima, mientras ellos se van fortaleciendo, en otros lamentables casos esas entidades que no tienen vida ni existencia en sí mismas terminan apoderándose de esos cuerpos y combirtiendolos en su habitación.

Ante todos esos terribles peligros, surge un arma, un arma ke al mejor estilo de las armas de Dios, tiene la sutileza de la seda, pero el poder de la más dura coraza, de la más fuerte armadura. Se trata del toldillo un delicado manto de seda que protege el lecho de reposo, este misterio lo conocía en el principio la realeza, por eso en las alcobas nupciales de los reyes podemos encontrar grandes y suntuosos mantos que le protegían mientras reposaba y que le daba una mayor tranquilidad a uno de los hechos que constituyen la mitad de la vida de los hombres, el sueño, el reposo.

Es por estos y por muchos otros motivos que si queremos cuidar nuestro cuerpo y hacerlo en realidad el templo del Dios vivo, es imprescindible ubicar sobre nuestras camas, nuestros lechos de reposo un toldillo que nos proteja de los peligros de la noche, quizás así podamos tener un ekselente reposo y un venturoso despertar.

Es de aclarar que el toldillo o mosquitera es una malla, generalmente hecha de tela, que provee protección importante contra los mosquitos hematófagos u otros insectos peligrosos o molestos. Su fina y transparente construcción previene que muchos insectos lleguen a molestar a la persona, los espacios en la malla son lo suficientemente pequeños para detener a estos insectos, pero sin llegar a obstruir el paso del aire de modo que el usuario no se asfixie.

A menudo se ven los toldillos adjuntados a las camas en regiones donde existen insectos peligrosos que pudiesen perjudicar a cualquiera que duerma allí. Esto resulta muy beneficioso en lugares donde la malaria y otras enfermedades transmitidas por insectos son comunes.  Ese es el uso que generalmente se le da al toldillo, pero hoy hemos aprendido otra de las funcionalidades que tiene este gran manto protector de nuestro sueño, por lo que se hace necesario usarlo, no solo en regiones donde los mosquitos interfieren en el reposo y pueden causar enfermedades, así pues, el toldillo se debe constituir en otro componente más de nuestra cama.

Dr. TUNJEVREDEL

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s