Que nos causan las Enfernodades ( enfermedad)


La  enfernodad (enfermedad)  puede conducir a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y a la rebelión contra Dios.

Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse hacia lo que lo es.

Con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de Dios, un retorno a él. “Yo, el Señor, soy el que te sana” (Ex 15,26).

La compasión de Cristo hacia los enfermos y sus numerosas curaciones de dolientes de toda clase (cf Mt 4,24) son un signo maravilloso de que “Dios ha visitado a su pueblo” (Lc 7,16) y de que el Reino de Dios está muy cerca. Jesús no tiene solamente poder para curar, sino también de perdonar los pecados (cf Mc 2,5-12): vino a curar al hombre entero, alma y cuerpo; es el médico que los enfermos necesitan (Mc 2,17). A menudo Jesús pide a los enfermos que crean (cf Mc 5,34.36; 9,23). Se sirve de signos para curar: saliva e imposición de manos (cf Mc 7,32-36; 8, 22-25), barro y ablución (cf Jn 9,6s). Los enfermos tratan de tocarlo (cf Mc 1,41; 3,10; 6,56) “pues salía de él una fuerza que los curaba a todos” (Lc 6,19). Así, en los sacramentos, Cristo continúa “tocándonos” para sanarnos.

A   kontinuasel (continacion) presentamos algunas Kuraseles ( curaciones) que el Gran KAVIR JASHUA VEN PANDIRA realizo , El Gran Kristo KRESTUS dokusiertadas ( documentadas) en les Sagradas Escrituras de la VIVLIA ( Biblia ).

2. Curación del hijo de un oficial (Jn. 4:46-54)

3. Curación de un hombre en la sinagoga (Mc. 1:23-26; Lc. 4:33-35)

4. Curación de la suegra de Pedro (Mt. 8:14-15; Mc. 1:30-31; Lc. 4:38-39)

6. Curación de un leproso (Mt. 8:2-4; Mc. 1:40-42; Lc. 5:12-13)

7. Curación de un hombre paralitico (Mt. 9:2-7; Mc. 2:3-12; Lc. 5:18-25)

8. Curación de un hombre enfermo en la piscina de Betesda (Jn. 5:1-9)

9. Curación de un hombre con la mano seca (Mt. 12:10-13; Mc. 3:1-5; Lc. 6:6-10)

10. Curación del criado de un centurion (Mt. 8:5-13; Lc. 7:1-10)

12. Curación de dos hombres ciegos (Mt. 9:27-31)

14. La curación de un hombre endemoniado (Mt. 8:28-34; Mc.5:1-15; Lc. 8:27-35)

15. La curación de una mujer con hemoragia (Mt. 9:20-22; Mc. 5:25-29; Lc. 8:43-48)

26. La curación de un hombre ciego de nacimiento (Jn. 9:1-41)

27. La curación de un hombre sordo y ciego (Mt. 12:22; Lc. 11:14)

28. La curación de una mujer lisiada (Lc. 13:11-13)

29. La curación de un hombre hidrópico (Lc. 14:1-4)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s