La energía estática en los electrodomésticos


Los Diablitos energéticos

Vivimos rodeados de energías, unas favorecedoras y otras no tanto. El ser humano posee la capacidad innata de detectar corporalmente las energías. Escuchando su cuerpo se apartará de las zonas de energías negativas y se moverá hacia las de energías positivas.

Les he puesto el nombre de diablillos energéticos a las zonas que la geobiología y la radiestesia occidental considera zonas geopatógenas, o perjudiciales para la vida, y se lo he puesto en honor a cómo los chinos llamaban a las zonas geopatógenas: “Las puertas de los diablos”.

Independientemente de los diablillos naturales como fallas, ríos subterráneos… que a veces son difíciles de neutralizar; nosotros hemos llenado alegremente nuestras casas de otros diablillos energéticos: los electrodomésticos. No estoy diciendo que debamos volver a hacer todo a mano, solo que debemos tener cuidado dónde los colocamos.

Algunos electrodomésticos son más diablillos que otros, los diablos mayores de la casa son el microondas y las pantallas de televisión, éstas últimas mucho más dañinas, pues han conseguido colarse en zonas más íntimas que los microondas, que no suelen salir de las cocinas.

Los diablos televisivos nos agreden desde las pantallas de televisión instaladas en dormitorios, o en cuartos pequeños, y las pantallas de ordenadores.

Algunos padres se quejan de que sus hijos son hiperactivos, pero normalmente con solo echar un vistazo a la habitación del jovencito se ve la causa “demoniesca” de tal hiperactividad; habitaciones pequeñas con algún televisor portátil, a un metro de la cama.

Encima de la cabecera el equipo de música, que es un diablillo menor, y como mesilla de noche el teclado, pantalla, impresoras, modem y demás del ordenador, y como guinda del pastel: el móvil.

Pero, ¿qué es lo que nos afecta de los electrodomésticos?
El ser humano posee un cuerpo bioeléctrico, con cargas de muy pequeña intensidad, pero extremadamente sensible a las variaciones energéticas del entorno. Los aparatos con motores, tubos catódicos, y demás parafernalia eléctrico-electrónica, crean un campo magnético a su alrededor que varía desde algunos centímetros, como es el equipo de música, o una lamparilla de noche a 4 ó 5, como ocurre detrás de las pantallas de televisión. El campo magnético de las televisiones atraviesa las paredes como si tal cosa, y abarca por delante casi 80 centímetros. Sólo estando apagados y desenchufados (cosa que nadie hace) se limita este campo. Las televisiones en color, pueden llegar a tener tres metros por delante de la pantalla con lo que sentarse justo enfrente de la pantalla, a menos de tres metros, están metidos en un campo magnético que está alterando su sistema nervioso, los intercambios celulares… etc. de su cuerpo. Su cuerpo se descarga y el reposo no le ayuda a recuperar de esta descarga.

La solución es ponerse a más de tres o cuatro metros, o un poco en diagonal a la pantalla de la televisión para que así nos afecte menos. Pero, si queremos que NO nos afecte, entonces desconectamos todo antes de ir al peroso y utilizamos un mantel de algodon muy grueso y lo cubrimos en su totalidad. Las conexiones principales deben de ser apagados en su totalidad.

También hay que tener cuidado con tener la parte de detrás de la tele apuntando hacia la cama, aunque haya un tabique por medio ya que estos no son ninguna barrera para el campo magnético. Si los hubiese deberíamos girar la televisión cuando vayamos a dormir, para que la parte de atrás quede paralela a la pared, y no la atraviese.

Los expertos chinos de feng-shui, consideran que la electricidad pertenece al elemento fuego, si tocamos un cable lo comprobaremos rápidamente con la quemadura que nos hará el chispazo. En las zonas de reposo, muy importantes, pues allí recargamos las pilas de nuestra salud, debe primar el elemento agua, la tranquilidad, así que debe haber la menor cantidad posible de aparatos eléctricos y aquí incluyo los radio-despertadores, siempre cerca de la cabeza. Si lo hacemos así, nuestros nervios, sueño y salud general nos lo agradecerán.

Con unas cuantas recomendaciones sencillas, un poco de disciplina y prácticamente sin ningún gasto se pueden paliar estas radiaciones de manera que no nos influyan y no tengamos que ir por la vida “cargados” de “chispas” e “irradiando” lo que hemos ido captando.

Tengan un vuen  dia Vuen”con “V” de VIDA.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Pingback: Vampiros energéticos , somos energía « Salud Taoista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s